La transformación digital y los créditos PyME: usa la e.firma para llevar a tu financiera al siguiente nivel

La e.firma es una herramienta que lleva a tu financiera al siguiente nivel al otorgar crédito a PyMEs de manera más eficiente

Seguramente has realizado algún trámite ante el SAT, ya sea personal o como representante legal, usando tu firma electrónica. Pero, ¿sabías que la e.firma te puede ayudar a sobresalir frente a tu competencia y a captar más clientes?

No importa si ya tienes parte de tus trámites en línea, o cuentas con una sencilla página web para que te encuentren. Tu negocio puede crecer aceleradamente al integrar la firma electrónica en tu proceso de recepción y aceptación de solicitudes de créditos, permitiéndote mayor eficiencia, rapidez y seguridad entre otras ventajas.

1. Tiempo, dinero y más ahorros para ti y tus clientes

Como ya sabemos, el tiempo es dinero. ¿Cuántas veces has recibido una solicitud que le falta una firma o la copia de un documento? Tienes que contactar al cliente, quien debe darse el tiempo de enviarte la copia de su IFE o ir a tus oficinas a firmar lo que faltó. Y eso sin contar a los clientes que se encuentran en otra ciudad, en ese caso habría que sumar el tiempo -y costo- de la paquetería. Agilizar tus procesos previene además el enfriamiento de solicitudes debido a largos tiempos de espera.

También tenemos el importantísimo —aunque difícil de cuantificar— costo de oportunidad. Como es de sobra conocido, con la banca tradicional el proceso para obtener un crédito puede ir de 2 hasta 8 meses. Con una SOFOM, puede ser de 2 semanas. Sin embargo, con el uso de herramientas digitales, este tiempo se reduce a unas cuantas horas, como en los casos de Pretmex y Creze. Si una empresaria encuentra una oportunidad única de comprar una maquinaria, por ejemplo, ¿con quién crees que se va a ir?

Por otra parte, aunque tu misión sea apoyar a tus clientes a lograr sus metas, negocios son negocios. Es esencial para cualquier empresa optimizar sus procesos para reducir costos y volverse cada vez más eficientes, haciendo más con menos. Al digitalizar tus procesos usando la FIEL y otras herramientas tecnológicas, tu equipo de trabajo puede atender más solicitudes o realizar actividades que otorgan un mayor valor a tu modelo de negocio en vez de perder horas visitando clientes para recolectar papeles. Si tus clientes no están obligados a ir a tus oficinas a firmar documentos, no necesitas tener un montón de sucursales para tener cobertura, reduciendo así tus costos de operación.

Algo más sobre los costos operativos… Al tener tus procesos 100 % en línea, te puedes olvidar de los gastos de impresión y paquetería. Y también te ahorras el espacio donde almacenas todas esas solicitudes.

2. Mayor alcance

Operar de forma digital te permite ofrecer tus servicios en todo el país sin necesidad de sucursales. Así, cualquier persona o negocio con acceso a internet podrá tramitar su crédito contigo sin importar donde se encuentre, incluso podría hacer la solicitud desde su teléfono.

3. Transformación digital

No hay marcha atrás, las herramientas digitales llegaron para quedarse. Lo único que está en tus manos es decidir si vas a ser un pionero o si tus clientes —o la competencia— te van a obligar a modernizarte.

Es un hecho que la población en general, sin importar su edad u ocupación, cada vez hace más cosas por internet. Desde transferencias bancarias hasta contratar un plomero o pedir de comer, nos estamos acostumbrando a obtener todo lo que necesitamos al tocar un botón.

Tu empresa ya es digital, ya sea porque tienes una página para que tus clientes te encuentren o porque es posible hacer una parte del proceso en línea. Dar el siguiente paso es mucho más sencillo de lo que crees. Participar proactivamente en la revolución digital que estamos viviendo puede ser la diferencia clave para que tu empresa siga existiendo o desaparezca.

4. De seguridad y otras ventajas

Además de lo que mencionamos anteriormente, usar la FIEL para firmar documentos tiene unas ventajas sumamente importantes. En primer lugar, el uso de la e.firma te garantiza tanto la integridad del documento como la identidad del firmante.

Adicionalmente, firmar con la FIEL es más seguro que la firma autógrafa. En caso de que llegues a ir juicio con algún cliente, es posible que, por alargar el proceso, alegue que no firmó el documento. Esto representa un retraso de cuando menos 3 meses en lo que un perito analiza las firmas, además del costo del peritaje. Firmar con la e.firma, traslada la carga de la prueba al firmante, quien tiene que probar que no firmó, lo cual es prácticamente imposible. Esto te permite recuperar tus recursos más rápido y con menor costo.

La revolución digital está aquí. Tú decides si participas o te quedas atrás. Agenda una llamada para conocer cómo Mifiel te puede ayudar a llevar a tu financiera al siguiente nivel.