¿Pueden combinarse firmas digitales y autógrafas en un contrato?

Combinar firmas digitales de distintos tipos y firmas autógrafas en un mismo contrato no es recomendable.

La legislación mexicana otorga a cualquier documento firmado con la e.firma y que integre constancia de conservación las presunciones de atribución e integridad. Por ello, cada vez más organizaciones deciden integrarla en sus procesos.

Sin embargo, en ocasiones alguna de las partes no cuenta con ella pero forzosamente debe firmar un contrato. Este es un caso común con personas que legalmente no están obligadas a tenerla, como el aval de un prestatario.

Idealmente dicha persona tramitaría su FIEL en el SAT para poder firmar el contrato en Mifiel, pero obtenerla podría presentar un obstáculo, retrasando el proceso para los involucrados. Si se decide que todos firmen con firma autógrafa o con firma electrónica simple, se pierden las presunciones legales.

Ante esa situación, ¿hay alguna alternativa adecuada? ¿Es posible que en un mismo contrato algunas partes firmen con la FIEL y otras con firma autógrafa o firma electrónica simple, logrando así combinar firmas digitales y manuscritas en un contrato?

En teoría es posible hacerlo siguiendo ciertos procesos. Pero en la práctica es algo que no recomendamos hacer nunca. ¿Por qué? Porque agrega complejidad a dos procesos: la gestión contractual —incluyendo recabar firmas— y la presentación de los documentos firmados como prueba en juicio cuando se requiere.

Por ello en la mayoría de los casos lo mejor es que todos firmen usando un solo tipo de firma, ya sea electrónica avanzada, electrónica simple o manuscrita. Nunca deberían combinarse.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You May Also Like